Por Manuel Avendaño | Nuestra Voz

ESTANCAMIENTO​ – Convenio firmado en febrero de este año pretender crear el marco legal y la infraestructura para implementar el sistema de pago electrónico.

Tras 20 años de discusión en el país, el pago electrónico de buses camina muy despacio y en medio de trabas que no le permiten convertirse en una realidad.

El Director de la División de Sistemas de Pago del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Carlos Melegatti, aseguró en el programa Nuestra Voz, la mañana de este jueves, que la falta de planes y procesos han estancado esta iniciativa por años.

«No hay proceso para nada, no hay proceso para la sectorización, no hay procesos para el pago electrónico. Entonces tenemos 20 años de hablar del pago electrónico, pero yo le pregunto, ¿dígame cuál es el proceso?, porque cuando uno ve procesos, ve equipos técnicos trabajando, ve reuniones regulares, ve metas de corto y largo plazo, dígame donde está todo eso», aseveró el funcionario del Central.

Melegatti continuó: «Tenemos 20 años de hablar de pago electrónico y yo le pido deme un solo documento, muéstreme alguien, un solo documento dónde está el diseño de ese sistema. No está. No tenemos».

Las declaraciones de Melegatti se dan luego de que el pasado 2 de febrero se firmara un Convenio de Cooperación para el Desarrollo del Proyecto Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público Remunerado de Personas. En esta iniciativa participan el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y el Consejo de Transporte Público (CTP), El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (INCOFER), la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) y el BCCR.

El objetivo de este convenio es crear el marco legal y definir la infraestructura que se utilizará en Costa Rica para implementar el sistema de pago electrónico de buses.

Melegatti dijo que el primer pilar que se debe desarrollar es el método de pago. Por eso las entidades financieras llevan años trabajando en la bancarización de la población. De acuerdo con el funcionario, en el último año 650.000 personas que no tenían cuentas ni tarjetas de débito estrenaron estos servicios. Además hay 3 millones de tarjetas de con la tecnología contact less que permite hacer pagos con solo acercar el dispositivo plástico a un datáfono.

El BCCR había informado en febrero, mediante un comunicado que el sistema de pago se haría mediante tarjetas bancarias de crédito y débito, y también, con tarjetas prepago para quienes todavía no están bancarizados.

La segunda prioridad del grupo de trabajo interinstitucional que se creó con el convenio, es definir cuáles son los equipos que se deben instalar en los buses para que los usuarios del transporte público puedan hacer sus pagos con tarjetas.

Para tomar estas decisiones el convenio crea un Comité Director integrado por el Ministro de Transportes, el Presidente Ejecutivo de INCOFER, el Regulador General de la ARESEP y el Presidente del Banco Central. En un segundo nivel, se crea un Comité Coordinador que debe definir la línea de trabajo con los bancos, transportistas, especialistas en el tema y el gobierno.

«Yo le aseguro que estamos trabajando, le aseguro que estamos comprometidos y aquí cuando usted me preguntaba quién es el responsable, somos todos, somos todos los culpables y todos los responsables. Entonces lo que estamos tratando de hacer es entiendo las realidades de nuestro país, creando los equipos y todo para trabajar, y esperamos que en poco tiempo tengas soluciones reales», indicó Melegatti.

En el 2014 existía un acuerdo entre el BCCR, los transportistas, la ARESEP y los usuarios para implementar un sistema de pago electrónico de buses con tarjetas bancarias con el objetivo de lograr que las personas que no estaban bancarizadas se sumarán a este proceso. También se pretendía generar datos de ganancias para los transportistas y cantidad de usuarios que utilizan los servicios.

Sin embargo, el entonces viceministro de Transportes, Sebastián Urbina, se oponía a esta propuesta porque consideraba que existía un alto nivel de la población que no estaba bancarizada. Por eso el exjerarca se inclinaba más por un sistema de pago cerrado con tarjetas prepago.

Enlace a artículo original

Si deseas ver otras noticias, haz clic aquí