Por: Lic.  Juan José Carreras Bolaños | Abogado laboralista

El pasado 25 de julio mientras en el país celebrábamos la Anexión del Partido de Nicoya entró en vigencia la reforma más importante al Código de Trabajo desde su promulgación en el año 1943. Sin lugar a dudas que un Código de Trabajo redactado desde la época de nuestros abuelos necesitaba una muy buena reforma, pero la verdadera pregunta es si esa era la reforma que esperábamos todos los que de una u otra forma participamos día a día en las relaciones laborales, ya sea como empleados o como empresarios.

Es así como por medio de la Ley 9343 entró a regir la Reforma Procesal Laboral, la cual conlleva cambios en más de 260 artículos del Código de Trabajo y agrega 89 artículos completamente nuevos.

Las modificaciones incluidas por medio de la Reforma Procesal Laboral, y por tratarse de una Ley de la República, son de acatamiento obligatorio, por ende es fundamental para las empresas conocer de forma clara cuales son esos cambios y modificaciones que les puede llegar a afectar en el desarrollo de las relaciones laborales.

Los cambios principales se pueden agrupar en 3 grandes categorías:

  1. Derecho individual de trabajo:
    1. Uno de los cambios más notorios con la Reforma Procesal laboral es que se amplía la protección por discriminación en el empleo, señalándose un total de 14 causales de discriminación entre las cuales se mencionan: edad, etnia, sexo, religión, raza, orientación sexual, estado civil, discapacidad, afiliación sindical y si queda alguna duda sobre las causales, se incluyó una última que señala cualquier otra forma análoga de discriminación.
    2. Se incorporan cambios al proceso de despido sin responsabilidad patronal, en donde se deja claro el tema de la obligatoriedad en la entrega de la carta de despido y se indica que las causales, para proceder con el despido sin responsabilidad patronal, deberán ser señaladas de forma clara y sin que se preste o exista duda alguna sobre la verdadera razón que originó la terminación del contrato. Por último, se indica como proceder en caso de que el empleado no quiera firmar de recibido la carta de despido.
    3. Se abre la posibilidad del despido sin responsabilidad patronal por casos de discriminación en el empleo o en el acceso al empleo (proceso de reclutamiento). Es decir, se incorpora  una nueva razón para despedir con justa causa, sin pago de preaviso ni auxilio de cesantía.
    4. Un cambio que ha creado mucho de que hablar es en cuanto a los representantes patronales, “directores, gerentes, administradores …, las personas que a nombre de otro ejerzan funciones de dirección o administración”, en cuyo caso se incorporan las siguientes novedades:
      • Responsabilidad hasta personal en caso de ordenar actuaciones que signifiquen infracciones a las leyes del trabajo.
      • En casos de discriminación, el representante patronal puede formar parte del proceso judicial a título personal.
  1. Derecho colectivo de trabajo:
    1. Se amplía la regulación en cuanto al ejercicio del derecho a huelga tanto en el sector privado como público, incorporando modificaciones sobre el procedimiento de convocatoria y porcentaje de apoyo mínimo con o sin representación sindical.
    2. Se establecen las distintas modalidades para el ejercicio del derecho a huelga: intermitentemente, de manera gradual o de forma escalonada.
    3. Se regula el mecanismo para declarar la ilegalidad de la huelga y sus consecuencias.
    4. Se permite la huelga en la totalidad de la empresa, por departamentos, centros de trabajo, o grupos profesionales.
    5. Se amplía la regulación en cuanto al ejercicio del derecho a la negociación colectiva tanto en el sector privado como público.
    6. Se permiten las huelgas por conflictos de carácter jurídico.
  1. Aspectos procesales:
    1. Se implementa la justicia gratuita a favor de todos aquellos trabajadores que ganen menos de dos salarios bases por mes, o que hayan sido despidos por discriminación. También aplica la asistencia legal gratuita para trabajadores adolescentes o mujeres en estado de embarazo o lactancia.
    2. Se implementa la oralidad que aunque ya tenía algunos años de existir, se señala  en todos los procesos buscando reducir el tiempo de duración de los juicios. Se eliminan los tribunales de menor cuantía y los casos que antes veían esos tribunales pasarán a los Juzgados a ser resueltos por un solo juez.
    3. Se incorpora un trámite en vía sumaria para la tramitación de reclamos por discriminación, que deben ser atendidos de forma prioritaria por el juez. Este procedimiento rápido es una de las modificaciones que más se han mencionado y de ahí los cuidados que las empresas deberán de tomar para evitar contingencias legales y económicas.
    4. Se regula la protección de fueros especiales y la tutela del debido proceso en situaciones como: maternidad y lactancia, trabajadores adolescentes, líderes sindicales, trabajadores en régimen de empleo público, denunciantes de acoso sexual y otros.
    5. Se regula la reinstalación del trabajador cuando sea despedido por haber sufrido un accidente o riesgo de trabajo. En estos casos habrá que tomar las medidas necesarias para evitar reclamos judiciales.

Como se puede ver son muchos y de diversa índole los cambios que ya están vigentes y que se incorporaron al Código de Trabajo, por lo tanto creemos que todas las empresas del país deberán con tiempo, y de manera preventiva, valorar y analizar sus procedimientos de contratación y reclutamiento, así como el manejo de sus relaciones laborales para minimizar cualquier contingencia a futuro.